jueves, 19 de abril de 2018

Tips de maquillaje para ojos


¡Es increíble cómo nuestro rostro cambia cuando nos maquillamos los ojos! Si bien la dosis justa de base, rubor y lápiz labial nos ayudan a resaltar nuestros rasgos, es el maquillaje de ojos el encargado de potenciar una de nuestras principales armas de belleza: la mirada. Tips…

Preparar los ojos
Ocultar ojeras
Así como la piel del rostro necesita de la base para recibir luego el rubor, los ojos necesitan están preparados antes de ser maquillados. ¡Esto es clave para que el maquillaje de ojos se vea bello y dure más! Utiliza corrector para cubrir las ojeras o esa fea coloración azulada que podemos tener debajo de los ojos debido al cansancio.

¡Párpados listos!
Aplica corrector también en los párpados, pues ese es el secreto para que la sombra de ojos dure durante horas. Además, ayuda también a ocultar las ojeras.




Delineador
Ahora comenzamos con el maquillaje de ojos propiamente dicho. El primer paso es aplicar delineador. Puedes utilizar delineador en lápiz, delineador en gel, delineador líquido o también la misma sombra que utilizas para tus ojos, utilizando un pincel bien fino. Este último método es perfecto para quienes buscan un delineado no tan "duro".
Aplica el delineador en la línea superior del ojo, lo más cerca de las pestañas posible, desde la esquina interna hasta la esquina externa. Luego delinea la línea inferior: puedes repetir el mismo paso que para el delineado superior o, si no, delinear solo desde el centro del ojo hacia la esquina externa.
Continuará…

martes, 17 de abril de 2018

Consejos para cuidar tus ojos en el trabajo


De acuerdo con el National Eye Institute, las lesiones en el lugar de trabajo son la principal causa de la pérdida de vista, discapacidad ocular o ceguera. 


Los especialistas señalan que las personas que tienen empleos en construcción, manufactura, minería, carpintería, reparación de autos, electricidad, plomería, soldadura y mantenimiento deben cuidar los ojos con equipo especial. Para que protejas tu vista, te damos los siguientes consejos:

1.- Utiliza una buena iluminación, la luz debe provenir del lado contrario al que se escribe, y más arriba y a la misma dirección de la cabeza.
2.- En las plumas elige las tintas de color azul o negro, porque las demás tonalidades producen cansancio ocular.
3.- Evita frotar los ojos, nunca frotes o talles los ojos con las manos sucias. En caso de irritación no hagas lavados con remedios caseros o utilices gotas oculares sin indicación médica.
4.- No expongas la vista al sol intenso, para ello cuida tus ojos al aire libre, usa lentes con filtro solar.
5.- Cuida el tiempo que pasas frente al monitor de la computadora, si pasas mucho tiempo frente a estos aparatos, trata de descansar tus ojos cada tres o cuatro horas. No coloques la pantalla cerca de una ventana, para evitar la resequedad ocular. En caso de ser necesario, utiliza lentes especiales para computadora, así cuidarás los ojos.


Además, los expertos del NEI señalan que se debe utilizar equipo especial (anteojos de seguridad, cascos, protectores faciales) para cuidar los ojos de fragmentos voladores, chispas calientes, radiación óptica, salpicaduras, destellos o partículas.

Información de… https://goo.gl/J83R6v

lunes, 9 de abril de 2018

¿Por qué los astronautas pierden la vista cuando están en el espacio?


Los astronautas pasan largos periodos de tiempo en el espacio completando misiones. Esta situación prolongada en estado de gravedad cero provoca cambios tanto psicológicos como físicos en ellos. Uno de estos cambios es la pérdida de visión que, después de diversos estudios, parece que al fin se ha dado con la causa de este problema.

Pasar de una situación gravitacional normal a una de gravedad cero, sobre todo en largos periodos de tiempo, pasa factura. Los astronautas que se han visto en estas circunstancias han podido comprobarlo en primera persona. Los exámenes médicos realizados por la NASA y otras instituciones cuando los astronautas han vuelto a la tierra así lo han demostrado también.

Entre los efectos de la no gravedad destacan la pérdida de masa muscular y densidad ósea, el detrimento de volumen en la sangre y una pérdida grave de visión. Este último ha sido un tema que lleva preocupando durante años a los expertos, sobre todo porque puede convertirse en algo irreversible y limitar futuras misiones espaciales.

La NASA fue consciente del problema en el año 2005, al revisar la visión de uno de sus astronautas, John Phillips. Al realizar un examen médico al profesional, los expertos detectaron que sus globos oculares se habían vuelto más planos en su área posterior y que el nervio óptico estaba anormalmente inflamado.

Después de varios estudios en los que no se conseguía dar con la causa de esta pérdida de visión en el espacio, los médicos de la NASA empezaron a pensar que algo estaba aumentando la presión ocular de los astronautas, lo cual provocaba estos graves daños.

En la búsqueda del motivo del incremento de la presión ocular, una de las hipótesis que se barajaron fue la de los fluidos vasculares cambiantes. Esta teoría surgió al pensar que ciertos fluidos se desplazan desde las piernas del astronauta hacia el cerebro en una situación de gravedad cero. Este aumento de líquido en el cerebro sería el causante de una presión no habitual que daría lugar a la pérdida de visión.

El problema llegó cuando un estudio posterior, en el que se utilizó un simulador de ingravidez con sus participantes, demostró que la presión intracraneal en esta situación no aumentaba, sino que en realidad disminuía.

Continuará…

jueves, 5 de abril de 2018

Glaucoma congénito


Es un conjunto de enfermedades caracterizadas por la existencia de anomalías que provocan un aumento de la presión interna del ojo, dañando al nervio óptico, órgano encargado de transmitir la información visual al cerebro, y que se suele dar en los primeros meses de vida del niño o en la primera infancia (antes de los tres años).

En ocasiones está ya presente desde el nacimiento. El glaucoma congénito tardío o juvenil se manifiesta a partir de los 3 años de edad y hasta la adolescencia, y es la forma menos frecuente.
La mayoría de los casos de glaucoma congénito primario son esporádicos (80-90%). Aproximadamente, en el 10% de los casos, la herencia debe venir de ambos progenitores (portadores) para que se exprese la enfermedad y, aun así, el grado de expresión puede ser variable.
El drenaje del humor acuoso está afectado como resultado de un desarrollo anormal del ángulo de la cámara anterior, y puede estar asociado o no con otras anomalías oculares mayores, e incluso a otras anomalías sistémicas.
El más frecuente de los Glaucomas Congénitos es el Glaucoma Congénito Primario (50%), pero es, de todas maneras, una enfermedad excepcional (se da en aproximadamente1 cada 10,000 recién nacidos vivos).

En muchas ocasiones existe un remanente de tejido embrionario no reabsorbido que obstruye el sistema de drenaje del humor acuoso. Como consecuencia, el aumento de la presión durante los tres o cuatro primeros años de vida, cuando los tejidos del ojo todavía son elásticos, provoca una elongación de los mismos, con lo cual el ojo va aumentando progresivamente de tamaño. Esto provoca roturas del endotelio corneal que hacen que la córnea se llene de líquido y pierda transparencia, lo que provoca lagrimeo, fotofobia y blefarospasmo en el niño (el niño no es capaz de mantener los ojos abiertos cuando hay luz).
 Por tanto, el diagnóstico generalmente lo realizan los padres al observar los síntomas característicos descritos, aunque en los casos más graves el niño nace ya con las córneas blancas y es el pediatra el que lo diagnostica nada más nacer.
Con información de… https://goo.gl/67dMXG

martes, 3 de abril de 2018

Uveitis


Es la inflamación de la uvea, que es la capa media de las que forman el globo ocular, aunque en términos generales se considera uveitis cualquier inflamación intraocular.
A menudo no es una enfermedad aislada, y puede formar parte de diferentes enfermedades que afectan al resto del organismo. En este sentido, puede aparecer asociada a enfermedades sistémicas que están mediadas por alteraciones de nuestros mecanismos de defensa inmunitarios.

A este grupo pertenecen las uveítis asociadas a enfermedades reumáticas como las espondiloartropatías, la artritis idiopática juvenil, la enfermedad de Behçet o la sarcoidosis.
Otras veces, la uveítis se asocia a enfermedades infecciosas como la tuberculosis, la sífilis, la toxoplasmosis o la infección por el virus del herpes.
Un tercer grupo lo forman los cuadros de uveítis que están confinados al ojo y no se relacionan con problemas sistémicos. Algunos ejemplos son la ciclitis heterocrómica de Fuchs, la pars planitis o los llamados síndromes de manchas blancas que afectan a la retina y/o la coroides.  Finalmente, existe un grupo de uveítis que se consideran idiopáticas o inclasificadas en las que no se sabe exactamente cuál es la causa, pero que se considera que también están relacionadas con algún tipo de trastorno o desajuste en la inmunidad del paciente.

En la actualidad, y a pesar de todos los avances en los métodos de diagnóstico que se han producido en los últimos tiempos, una de cada tres uveítis se considera idiopática.
La valoración de la historia clínica del paciente, las manifestaciones oculares de la uveítis, junto con algunas pruebas que pueden realizarse en la consulta, así como analíticas y/o pruebas de imagen radiológica son los métodos que se emplean para tratar de llegar al diagnóstico de las uveítis.
A veces, no puede llegarse al diagnóstico exacto en el primer episodio de uveítis, y es a lo largo de la evolución cuando pueden aparecer otros síntomas que permiten realizar un diagnóstico concreto.
Información de… https://goo.gl/oUYDFv

domingo, 1 de abril de 2018

Ojos rojos en las fotos


Prácticamente todo el mundo ha salido alguna vez en una foto con los ojos rojos. ¿Por qué ocurre esto y cómo podemos evitarlo?

El globo ocular es un órgano esférico en cuya porción anterior destacan el iris (porción coloreada del ojo) y la pupila en su centro. Ésta no es más que un orificio que permite el paso de la luz al interior del ojo para que los rayos lumínicos puedan llegar a la retina, donde la señal lumínica es convertida en una señal eléctrica que viajará al cerebro a través del nervio óptico.

Dependiendo de la luz ambiental, la pupila estará más o menos abierta para permitir el paso de la cantidad adecuada de luz para que podamos ver aquello que nos rodea de la forma más nítida posible y sin dañar la retina. Esto se consigue gracias a la participación de dos músculos situados en el iris; el músculo dilatador y el músculo esfínter de la pupila.

En condiciones de baja luminosidad, el músculo dilatador se contrae y “abre” la pupila, al estar formado por fibras radiales; mientras que, en condiciones de mucha luminosidad, es el músculo esfínter de la pupila el que se contrae para “cerrar” la pupila, al estar formado por fibras circulares.

Por ello, al tomar una fotografía con flash de noche o en ambientes oscuros donde nuestras pupilas se hallan dilatadas, nuestros ojos aparecen rojos, ya que entra gran cantidad de luz que se refleja en nuestra retina, la cual, debido a su gran vascularización aparece de color rojo.

Esto contrasta en gran medida con lo que ocurre en otras especies que poseen una fina capa justo por detrás de la retina denominada tapetum lucidum. Dicha capa refleja la luz visible de nuevo a través de la retina, aumentando así la cantidad de luz disponible para estimular los fotorreceptores.

Por ello, al tomar una foto con flash a oscuras en estos animales, sus ojos aparecen de color brillante, como si emitiesen luz, aunque el efecto de los ojos rojos también puede ser visto dependiendo del ángulo en el que incida el flash sobre la retina.


Este mismo efecto en el que se observan los ojos de color blanco brillante en humanos se denomina leucocoria y generalmente indica patología ocular, pues carecemos de tapetum lucidum, como por ejemplo cataratas o ciertos tumores como la retinoblastoma en niños especialmente.

También podemos emplear varios trucos para disminuir este efecto, como por ejemplo tomar la fotografía en espacios más iluminados, pues de esta forma contraeremos nuestras pupilas. Además de esto, en caso de ser posible es recomendable apartar el flash del objetivo de la cámara.

Una manera de suplir esto en estas cámaras en las que el flash es inseparable de la lente en sí, sería que el sujeto al que se le realiza la fotografía desvíe ligeramente la mirada de la cámara de forma que la luz reflejada no incida directamente en el objetivo.

Información de… https://goo.gl/NpUYqH

martes, 27 de marzo de 2018

¿Los ojos envejecen? 2ª parte


Otras enfermedades que se dan por la edad, son:

Miodesopsias
Así es como se llaman esas "moscas volantes" en forma de puntos, manchas o filamentos que atraviesan nuestro campo visual flotando a la deriva. Se producen por degeneraciones en áreas del ojo que son gelatinosas o acuosas. Ese humor vítreo es básicamente una especie de gelatina que rellena el interior del ojo y que está compuesta en su mayor parte por agua, pero también por componentes como sales, proteínas y células, que a veces pueden generar grumos y enturbiar la visión. Las moscas se perciben con mayor intensidad cuando se fija la mirada sobre una superficie iluminada. Y sí, la edad y la miopía las propician.


Glaucoma
Según datos de la OMS, este problema afecta a más de 60 millones de personas en todo el mundo, aunque la cifra es difícil de precisar porque se estima que la mitad de quienes lo padecen no lo saben. Esto se debe a que, en sus fases iniciales, no presenta dolor, molestias ni ningún otro síntoma, y la pérdida de visión puede pasar desapercibida hasta que la enfermedad está ya en fases muy avanzadas. La principal causa de esta enfermedad es el aumento de la presión intraocular, que acaba afectando al nervio óptico y, si no se detecta a tiempo, puede provocar ceguera. La diabetes mellitus, la hipotensión, la hipertensión y el tabaquismo son factores de riesgo para sufrir glaucoma.

Y a partir de los 65...
·         Degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Es una enfermedad de la mácula del ojo, que sufre un proceso de degeneración y que puede llegar a ser grave porque deja una mancha sin visión en el centro de nuestro campo visual. Si miramos a alguien a la cara, por ejemplo, una mancha nos impedirá ver el rostro, aunque sí podamos ver todo lo que está alrededor.
·         Cataratas. Con el paso del tiempo, el cristalino (que es totalmente transparente) se vuelve opaco y eso nubla la vista de tres de cada cuatro personas mayores de 75 años. Las imágenes se ven borrosas, la luz del sol y de las lámparas producen deslumbramiento, se distorsiona la percepción de los colores y se pierde agudeza visual. El único tratamiento es una cirugía en la que se extrae el cristalino y se sustituye por una lente intraocular.

Con información de… https://goo.gl/nXRRJW