martes, 25 de julio de 2017

Lente cristalino

El cristalino del ojo es una estructura transparente que actúa a modo de lente biconvexa y cuya principal función es permitir enfocar correctamente objetos situados a distintas distancias (acomodación). Para ello, puede modificar su curvatura y espesor y así variar su potencia refractiva gracias a los músculos ciliares. Anatómicamente, el cristalino se encuentra entre el iris y el humor vítreo.

Es un cuerpo transparente e incoloro, lenticular, biconvexo, flexible y avascular (no irrigado por vasos sanguíneos). Se ubica en el segmento anterior del ojo, tras el humor acuoso y el iris y “separando” estos del humor vítreo.

La curvatura es mayor en la cara posterior que en la anterior (la que limita con el humor acuoso y el iris). A las zonas centrales de estas caras se les llama, respectivamente, polo anterior y polo posterior del cristalino, mientras que la línea que une estos puntos centrales se llama eje y la distancia que las separa espesor del cristalino. A la línea imaginaria que delimita ambas caras del cristalino se le llama ecuador, mientras que a la longitud de la misma se le conoce como diámetro del cristalino. 

Dado que el cristalino es una estructura que evoluciona durante toda la vida mediante la creación de nuevas capas en su interior, el tamaño del mismo aumenta desde los 3’5mm de espesor en un recién nacido hasta los 4’5mm en un adulto anciano y desde los 6mm de diámetro hasta los 9’5mm.

El cristalino lo recubre una cápsula transparente, elástica y acelular conocida técnicamente como cristaloides aunque normalmente se la llama “cápsula”.


Para modificar su curvatura, el cristalino depende directamente de la acción del músculo ciliar y se conecta a éste a través de unas fibras denominadas zónula de Zinn.

Internamente, el cristalino se divide en dos zonas principales: el núcleo (zona más interna) y la corteza. La superficie anterior de la corteza está recubierta por un epitelio, siendo éste el único tejido del cristalino que es capaz de regenerarse.


Su función es la de desviar los rayos de luz para conseguir formar una imagen nítida sobre la retina con independencia de la distancia a la que se encuentre el objeto que desea verse. Es decir, adaptar la visión del ojo a distintas distancias (visión próxima, media o lejana). De esta manera, las cerca de 20 dioptrías del cristalino en relajación añadidas a las aproximadamente 40 de la córnea, consiguen llevar correctamente hasta la mácula los rayos provenientes de objetos lejanos. Sin embargo, para una visión próxima esta potencia resulta insuficiente y los rayos de luz provenientes de objetos cercanos se enfocarían detrás de la retina ocasionando un efecto similar al que sucede con la hipermetropía. Para poder seguir viendo con claridad, el ojo necesita de una potencia adicional que obtiene de la variación de en la curvatura del cristalinos (acomodación).


Con información de… https://goo.gl/HxW6Hx

jueves, 20 de julio de 2017

¿Ves cosas flotando?

Veo cosas en la vista, tienen formas y colores diferentes, qué son estas cosas volando frente a mis ojos? Si te identificas con estas preguntas, entonces puedes estar padeciendo de Miodesopsias en los ojos.

Las miodesopsias son una condición que cada día afecta a mayor cantidad de personas alrededor del mundo y es causada por el deterioro, ya sea natural o prematuro del humor vítreo. El humor vítreo es un líquido que se encuentra dentro de nuestro globo ocular, y que al pasar el tiempo se va deteriorando.


Cuando esto ocurre, empezamos a ver unos objetos extraños, como si fueran insectos volando frente a nosotros. Los vemos más aún si miramos al cielo, y tienen diferentes formas y tamaños.

Inicialmente eran las personas de mayor edad las que más decían veo cosas en la vista, sin embargo han aumentado increíblemente los casos de personas más jóvenes, de hecho hasta niños, que ven cosas raras por esta causa.

Afortunadamente existen varias opciones que sirven para eliminar el problema. Una es por medio de una operación ocular llamada Vitrectomía. Adicionalmente se encuentra la cirugía láser.


Para saber cuál es el método indicado para atender tu padecimiento, es indispensable que acudas al oftalmólogo quien te dará la mejor opción.


Información de… https://goo.gl/hWYCAY

martes, 18 de julio de 2017

Cáncer de parpado

El cáncer de párpados puede afectar los párpados y la región circunyacente. Son más frecuentes en el párpado inferior pero pueden encontrarse en cualquiera de las estructuras que rodean el ojo.

Normalmente aparecen como nódulos indoloros, de aspecto perlado, con pérdida o modificación de las pestañas y del vello cutáneo vecino. Puede haber ulceración, con exudación, rojez y cambio del aspecto de la piel. La aparición de estos signos debe llevar a la práctica de una biopsia.

Al igual que otros tipos de cáncer de piel, el que se genera en los párpados puede ser producto de una excesiva exposición al sol durante la niñez, en particular en personas de piel muy clara.


La forma más común es el carcinoma de células basales o en menor medida el de células escamosas. Ambos se desarrollan localmente y usualmente no se extienden a otras partes del cuerpo. Sin embargo, si no son extirpados totalmente, pueden invadir áreas vecinas y el de células escamosas puede afectar los nódulos linfáticos de cabeza y cuello.

Ambos tipos son de crecimiento lento, pero deben ser erradicados lo más pronto posible. El tumor debe ser extirpado totalmente, minimizando al máximo la cantidad de tejido normal circundante, para conseguir la mejor reconstrucción posible mediante técnicas oculoplásticas.

Hay otras formas, más raras, como el de glándulas sebáceas o el melanoma maligno, que metastasizan otras partes del cuerpo, por lo que deben ser tratados rápidamente de una manera más agresiva por su peligro de expansión.


El tratamiento quirúrgico comporta la extirpación completa del tumor seguida de la reconstrucción de cualquier defecto post-quirúrgico mediante sofisticadas técnicas de cirugía reconstructiva oculoplástica, específicas para cada situación, que han de permitir recuperar la función palpebral de protección del ojo, preservación de la visión y reconstrucción estética satisfactoria.


Con información de… https://goo.gl/ETTdMq

viernes, 14 de julio de 2017

La protección de los ojos durante la manipulación de sustancias químicas

Para la protección de los ojos durante la realización de tareas que impliquen manipulación de sustancias químicas, es necesario utilizas lentes de seguridad para evitar salpicaduras, para ella, también puedes utilizar pantallas faciales u otros medios.

Una simple operación de laboratorio con manipulación de una sustancia corrosiva en la que se produzca una salpicadura en el ojo podría resultar en severo daño ocular e incluso ceguera, y adicionalmente, en caso de sustancias nocivas, tóxicas, carcinogénicas, etc, constituirse como una vía de entrada de un contaminante químico al organismo, que puede afectar a más órganos aparte del ojo.

Para protegerlos será necesaria la utilización de lentes de seguridad contra salpicaduras siempre que se acceda a un laboratorio en el que haya presencia de sustancias químicas.

No importa si eres el que esté llevando a cabo la manipulación de las sustancias, o simplemente está de visita en el laboratorio: si está en las inmediaciones, también está expuesto a este riesgo.

De todas formas, los diferentes tipos y elementos de protección ocular a ser utilizados deberán ser definidos por los responsables de tareas en los laboratorios y áreas de trabajo en las instrucciones de trabajo.

Debe exigirse la utilización de protección ocular a todos quienes estén efectuando directamente tareas y manipulación de sustancias químicas, y recomendamos que también sean incluidos los profesores que están dirigiendo las prácticas o las tareas. Incluso los visitantes ocasionales también debieran llevarlas puestas

Para operaciones con sustancias químicas usuales basta con utilizar lentes de seguridad..


Para operaciones con sustancias químicas corrosivas, cuando se esté trabajando con reacciones exotérmicas, o cuando se pueda producir dispersión de gotas, se utilizará alternativamente a las gafas de seguridad, una pantalla para protección facial.

Para operaciones donde se emplee o genere radiación Ultravioleta (UV), Infrarroja (IR), LÁSER, o fuentes luminosas intensas (por ejemplo, radiación incoherente”), también se utilizará gafas de seguridad específicamente diseñadas para proteger frente a estos riesgos.



De manera reglamentaria, se establece que todos los lentes de seguridad y toda pantalla facial es un Equipo de Protección Individual, y por lo tanto debe llevar el marcado en su estructura.

miércoles, 12 de julio de 2017

¿Cómo detectar si estás perdiendo la visión?

Tres son las patologías más comunes en la población respecto a la pérdida de visión: la miopía, la presbicia y la hipermetropía. Acudir al oftalmólogo es el consejo principal ante el más mínimo problema. Estos son algunos de los síntomas que pueden ayudarnos a saber si padecemos alguna de estas patologías.

En el caso de la hipermetropía uno de los primeros síntomas es el dolor de cabeza y tener la necesidad de entrecerrar los ojos. Es el momento en el que se empiezan a tener problemas a la hora de leer.


En lo que respecta a la miopía, el primer tic para detectar si se empieza a padecer es la necesidad de guiñar los ojos para percibir los objetos con mayor nitidez. Esto se hace por tener una dificultad para distinguir los objetos.

Fruto de este «achinamiento» de los ojos puede llegar a producirse un cansancio en los ojos, que puede llegar a expresarse en forma de rojez.

La presbicia, comúnmente conocida como vista cansada, empieza a ser habitual en personas mayores. Y puede afectar a un amplísimo espectro de la población, más aún si se está acostumbrado a trabajar con computadoras.


La explicación científica a este «envejecimiento» del ojo se basa en la pérdida de flexibilidad del cristalino, perdiendo capacidad para enfocar los objetos de cerca. Lo más común es que los primeros síntomas de vista cansada empiecen a aparecer a partir de los 40 años.

Los principales problemas que comienza a detectar una persona suelen ser al leer. Se recomienda no forzar la vista con poca luz, y si uno detecta las letras borrosas o que se amontonan puede estar ante el síntoma más evidente de vista cansada.

El conocido como «síndrome de los brazos largos» es un buen termómetro para saber si se padece vista cansada. Esto es la necesidad de alejar los libros para ver bien y que se realiza inconscientemente.


Información de… https://goo.gl/r1S8x6

lunes, 10 de julio de 2017

¿Qué es la Visión Baja?

Es un trastorno ocular que genera visión parcial o reducida y que, por lo general, no puede corregirse con remedios convencionales como lentes de armazón, lentes de contacto, medicamentos o cirugía. Sin embargo, los efectos como la visión en túnel o las zonas ciegas se pueden reducir mediante diversos dispositivos de asistencia.


Las causas pueden deberse a lesiones oculares o enfermedades oculares y a patologías hereditarias. Las cataratas, por ejemplo, suelen ocasionar visión nublada o borrosa, mientras que la degeneración macular puede generar visión borrosa u oscurecida en la parte central del campo visual.

La degeneración macular implica la erosión gradual de la capacidad de la retina para generar el grado de nitidez y claridad en la visión hacia adelante que se necesita para conducir o leer. Además, la visión periférica y nocturna puede verse afectada por el glaucoma o la retinitis pigmentosa, una patología hereditaria que limita gradualmente el ancho del campo visual, generando así visión en túnel.


Entre los síntomas más habituales, podemos mencionar:

·         Visión borrosa
·         Zonas ciegas
·         Dificultad para concentrar la vista
·         Reducción de la visión periférica o nocturna
·         Una limitación en el ancho del campo visual desde los bordes hacia el centro (es decir, visión en túnel)
·         Es posible que los pacientes que padecen visión baja experimenten una notoria dificultad para leer, conducir, mirar televisión o trabajar frente al monitor de una computadora.

La visión baja puede afectar la capacidad de una persona para desenvolverse en el mundo real. En algunos casos, la visión baja puede ser degenerativa y provocar ceguera parcial o ceguera total. En consecuencia, es importante acudir al olftalmólogo para atender lo antes posible su padecimiento y tratarlo, en ocasiones, el tratamiento de la visión baja es por medio de cirugía.

Más información… https://goo.gl/1nKN5D

jueves, 6 de julio de 2017

Cataratas subcapsulares posteriores

Una catarata ocurre cuando el lente del ojo se nubla; esto oscurece la visión. Hay varios tipos de cataratas tales como la cortical, que ocurre en la corteza del lente; la nuclear, que ocurre en el núcleo del lente; o la subcapsular, que ocurre justo debajo de la cápsula.


Las cataratas subcapsulares tienden a ocurrir en personas jóvenes y el tratamiento curativo es quirúrgico. La gente con riesgo de contraer este tipo de lesiones debería ser controlada por un oftalmólogo.
Se presenta en la parte trasera del cristalino. Las personas con diabetes o que tomen medicamentos con altas dosis de esteroides corren un riesgo mayor de desarrollar este tipo de catarata.

Comienzan como áreas pequeñas u opacas que normalmente se forman en la parte posterior del lente en dirección a la retina.

Ocurren en pacientes jóvenes y con ciertas enfermedades o que toman ciertos medicamentos.


La gente con cataratas subcapsulares posteriores tiene problemas con el resplandor (problemas para ver en ambientes con luz brillante) y más aún dificultad con la visión de cerca y lejos.


Incluso aunque la catarata sea pequeña, todavía puede crear una cantidad importante de interferencia con las actividades diarias.